¿Quién no disfruta de una deliciosa concha acompañada con una taza de café o chocolate? Se trata de una de las piezas de pan más populares en todo México, por lo que las hay de diversas formas, tamaños, colores y sabores.

Se elabora con una capa llamada pasta a base de azúcar, manteca y harina en la parte superior que generalmente es blanca y de sabor vainilla, o café, que es de sabor de chocolate. ¿Cuál es tu preferida?

Su origen se remonta a la época precolonial y después de la conquista cuando los españoles se establecieron en México, quienes introdujeron productos a base de trigo, por lo que tras la llegada de pasteleros franceses e italianos, las panaderías y pastelerías se popularizaron en nuestro territorio y fabricaron sus propios piezas, con toques mexicanos.

Así, los panaderos franceses trajeron las recetas de brioche: una masa dulce enriquecida de harina de trigo, levadura, azúcar, sal, leche o agua, huevos y mantequilla, por lo que se cree que esta receta dio pie al origen de lo que hoy conocemos como las tradicionales conchas.

Gracias a esta exquisita receta, hoy podemos comer una concha de diferentes formas: sumergirla en un chocolate o café calientes, rellenarlas de nata y en algunos casos, de frijoles. ¿Puedes imaginarlo?